Entradas

La economía circular utiliza los recursos naturales de la manera más eficaz posible, manteniéndolos en circulación por medio de su reutilización y alargando la vida de los productos. Pero, para el reaprovechamiento del producto en todo su ciclo de vida es fundamental la transparencia en las cadenas de suministro: desde el origen hasta la distribución y, por supuesto, el reciclaje y eliminación del mismo. Por supuesto, en esa transparencia, la tecnología Blockchain tiene un papel protagonista. El objetivo es luchar contra el cambio climático en pos de un mayor desarrollo sostenible y de cumplir con la nueva regulación que va a poner en marcha la Unión Europea.

Gracias a esta red de registros distribuídos, las manufactureras, los distribuidores y la industria del reciclaje podrán compartir datos al mismo tiempo que controlan lo que comparten, generando auditorías que aseguran que se cumplen todos los estándares. La trazabilidad que ya hemos implementado en procesos de control integrado, también se puede aplicar en este ámbito, sentando las bases para una producción más sostenible, evidenciando el cumplimiento de la normativa por parte de las compañías. Con Blockchain se puede monitorizar no sólo la ubicación de las materias primas y también de los residuos.

Como ya adelantábamos hace unos meses, esta tecnología, en combinación con otros habilitadores digitales como IoT, es un aliado importantísmo para la sostenibilidad y protección del medioambiente. Por ejemplo, se puede realizar una importante labor en el sector agrícola, aportando evidencias sobre el origen de los productos, sobre todo en casos en que estos son comercializados como producto ecológico, aportando evidencias sobre el modo de cultivo. Es decir, la cadena de bloques es una forma de verificación, haciendo la información totalmente transparente.

Dentro de la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible que la ONU aprobó en 2015, conformada por 17 objetivos para transformar el mundo, encontramos que combatir el cambio climático es uno de las necesidades fundamentales que afrontar en la próxima década, sin demora, sin aplazamientos. No hay alternativa. Es una necesidad imperiosa. Es por tanto preciso orientar todos y cada uno de los procesos productivos globales hacia la economía circular, donde el reaprovechamiento y el reuso sean la base del sistema. De esta forma el reciclaje y la gestión de residuos ocupan un papel fundamental. Gracias a la implementación de soluciones basadas en tecnología Blockchain es posible implementar sistemas de auditoría inteligente a partir de los registros generados por todos los involucrados en la cadena de suministro inversa. Por tanto, la tecnología de cadena de bloques permitirá evidenciar que tanto corporaciones y gobiernos cumplen sus compromisos medioambientales en cuanto a la gestión del medio ambiente, generando así un sistema de control mediambiental además de reputacional de los participantes.

PARLAMENTO EUROPEO

El pasado mes de marzo, el Pleno del Parlamento Europeo aprobó el informe del eurodiputado catalán Francesc Gambús para el impulso en la implementación y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en donde tienen especial relevancia los temas de economía circular, energías renovables, electricidad, el mercado de emisiones europeo, la directiva sobre plásticos desechables o el paquete acerca del aire limpio. Según el eurodiputado, se trata dela semilla de la transformación económica de la Unión. Hemos sembrado la revolución industrial europea del siglo XXI”.

La Unión Europea trabaja en pos de cumplir la aplicación de la Agenda 2030, incluyendo los  objetivos de desarrollo sostenible en las políticas e iniciativas de la UE a todos los niveles, presentando informes periódicos con los avances y concebir una visión más a largo plazo. Es por ello que las corporaciones y gobiernos tendrán que tener más presente que nunca el cumplimiento de los compromisos medioambientales y de los reglamentos, cada vez más estrictos en esta materia.

medioambiente

La firma del acuerdo de París el 12 de diciembre de 2015 supuso un antes y un después para la economía mundial. El objetivo: la reducción de las emisiones de C02, concretamente, un 40% en la Unión Europea. Ya se están adoptando algunas políticas para conseguir avanzar en ese largo camino que se llama eficiencia energética o sostenibilidad y algunos de los medios pasan por los últimos avances tecnológicos. Es ahí donde entra en juego el Blockchain.

Lo cierto es que la tecnología de la cadena de bloques se ganó cierta mala fama al verse relacionada con el mundo del Bitcoin y las criptomonedas (la obtención de monedas requiere de unos niveles de energía muy potentes). No obstante, el Blockchain se está separando de esta concepción inicial, yendo mucho más allá, con utilidades en muchísimos sectores, ayudando a conseguir una mayor seguridad, trazabilidad y transparencia. Los servicios financieros, el sector asegurador o el sanitario son algunos de los más comentados a la hora de encontrar salidas a esta tecnología, pero, ¿por qué no usar todas esas ventajas en otras áreas, en segmentos que ayuden a la sostenibilidad del planeta y al medioambiente? Ya son muchas las organizaciones y gobiernos que están echando mano del Blockchain para luchar contra el cambio climático, la contaminación e, incluso, la deforestación.

En gran parte de los casos, el Blockchain sirve como un organismo de control, es decir, puede fortalecer el monitoreo y la verificación de los impactos de la acción climática. Sin ir más lejos, puede servir para llevar a cabo un registro de la contaminación, de los pesticidas utilizados, de incentivos para la gestión de los residuos o para realizar un seguimiento de los recursos naturales de cada región. Además, la cadena de bloques ayudaría a generar confianza y reducir intermediarios en temas relacionados con el cuidado ambiental, como la fumigación de cultivos, el destino de desechos contaminantes, el procesamiento de la basura, el reciclaje de diversos materiales, etc.

Y no sólo eso. Conocer la calidad del aire de ciertos países o zonas, mejorar la contabilidad de los gases Efecto Invernadero y determinar si los Gobiernos están cumpliendo sus compromisos en materia de reducción de emisiones son algunas de las potencialidades que tiene el Blockchain en esta materia.

 

UN MUNDO MÁS SOSTENIBLE CON TRAZABILIDAD

Además, el Blockchain puede ayudar a otros sectores que, de forma indirecta, también ofrecen ventajas a la hora de cuidar el medioambiente. Y aquí entran, por supuesto, todas las aplicaciones ligadas a potenciar un comercio, consumo y producción sostenible.

En este sentido, puede realizar una importante labor en el sector agrícola, informando sobre si determinados productos están siendo cultivados de forma sostenible y si las empresas están cumpliendo con los compromisos ambientales. Es decir, la cadena de bloques es una forma de verificación, haciendo la información totalmente transparente. Por ejemplo, acceder a la información sobre el origen de determinados productos suele ser una práctica complicada en algunos países en los que los registros se llevan a mano. Tal es el caso del café, el cacao o frutas como el coco. Del mismo modo, el Blockchain puede usarse para verificar que los productos tienen sus correspondientes sellos ambientales.

Esa trazabilidad aplicada al sector agrícola puede llevarse a otros subsegmentos, por ejemplo, el ganadero, conociendo la procedencia de cada animal y cada producto y pudiendo comprobarse, incluso, si ha contribuido o no a la deforestación de ciertos terrenos. Por ejemplo, las principales causas de deforestación en países como Colombia son la ganadería extensiva, los cultivos ilícitos, la minería ilegal y las infraestructuras.

En definitiva, el Blockchain es un gran aliado del medioambiente, ya no sólo para la transparencia y el control sobre determinadas prácticas, sino que se hace fundamental en campos como las energías renovables o limpias, el transporte inteligente o la creación de smart cities. Es decir, no sólo hablamos de medioambiente, sino también de sostenibilidad y, por tanto, de economía ¿Alguien da más?

 

Blockchain cambio climatico