Pasaporte COVID o tarjeta amarilla

Pasaporte Covid o Tarjeta Amarilla

La forma en que viajamos ha cambiado drásticamente desde el comienzo del brote de COVID-19 en 2020. Los gobiernos son cada vez más conscientes de la importancia de un turismo controlado, que puede permitir tanto la recuperación de sus economías como la limitación de la epidemia en todo el mundo.

En este sentido, se han puesto en marcha muchas iniciativas para estandarizar una certificación de vacunas. Sin embargo, cada vez hay más voces que reclaman un documento universal, libre y no discriminatorio, que minimice el riesgo de crear una brecha económica y social más grande.

 

El desafío es crear un documento o aplicación que sea aceptado en todo el mundo, proteja la privacidad y sea accesible para las personas independientemente de su riqueza o acceso a la tecnología como smartphones, tablets, etc…

 

Pasaporte COVID o Certificado Verde

 

Una de estas iniciativas y que parece que tiene mas visos de convertirse en la opción ganadora es el pasaporte o certificado COVID. Con él los viajeros de la UE podrán contar con un documento que garantice que han sido vacunados, les han hecho una prueba de antígenos o que han pasado ya la enfermedad.

Este certificado se expedirá en papel o en digital. Tanto la versión impresa como la digital contarán con un código QR que contiene la información clave necesaria, así como una firma digital para asegurarse de que el certificado es auténtico.

La versión digital puede almacenarse en un dispositivo móvil, por lo que su utilización es mas práctica pero las personas que lo deseen también podrán solicitar la versión en papel.

 

Tarjeta Amarilla

Se llama Certificado Internacional de Vacunación y Profilaxis (ICVP), pero se conoce comúnmente como tarjeta amarilla. Este “pasaporte vacunal” que ya se utiliza y da acceso a viajeros internacionales a países que tienen enfermedades locales, como la fiebre amarilla, sólo si pueden certificar que han sido vacunados. Esto también podría ser útil contra covid-19, añadiendo algunas medidas de seguridad que impidieran su falsificación.

Este también podría ayudar a limitar las diferencias socioeconómicas entre los países, permitiendo que las personas puedan viajar, siempre y cuando estén vacunadas sin contar para ello con ninguna herramienta como teléfono móvil o Tablet (que no todo el mundo tiene)

La tarjeta amarilla es un documento que ya está en funcionamiento, no exige ningún desarrollo nuevo y sería por tanto fácil, rápido y económico de implementar.