Ya conocemos que los usos del Blockchain abarcan prácticamente todos los ámbitos de la industria y, por supuesto, la educación, el motor de la sociedad, es uno de ellos. Mucho se ha hablado de las certificaciones universitarias acreditadas con la cadena de bloques (de las que hablaremos más adelante) pero, en realidad, el “blockchain en la educación” va mucho más allá. Salvaguardar la información de una forma segura en las bases de datos de instituciones de educación superior, preservar documentación y ayudar a cumplir el derecho a la propiedad intelectual son algunas de las aplicaciones que puede tener esta tecnología en el ámbito educativo. En las siguientes líneas hablaremos de todas ellas.

La tecnología Blockchain será el fin de los plagios, por ejemplo, con una gestión automatizada de calificaciones y exámenes, evitando fraudes o cambios de notas. Además, ayudará a asegurar la autoría de informes, estudios, tesis y todo tipo de documentos, quedando registradas las ideas y obras de manera inalterable. La trazabilidad del Blockchain permite registrar el origen de una idea, así como su autor, pudiendo demostrar quién fue el pensador originario detrás cada contenido.

También se ha hablado mucho de la “autogestión de la identidad”, creando plataformas educativas en Blockchain, a través de las cuales se pueden compartir de forma segura los ficheros. De esta manera, los estudiantes podrían elegir qué compartir y con quién. Se trata de cambiar la forma tradicional de enseñanza, siendo un proceso emprendido por el alumno. Esta tecnología busca la eliminación de intermediarios, la distribución de la confianza y, sobre todo, involucrar a todos los participantes buscando el fin de temarios obsoletos, títulos comprados ilegalmente, estudiantes que cursan en nombre de otras personas y profesores sin credenciales.

Por otra parte, existen algunos proyectos con monedas digitales en el ámbito educativo con el objetivo de incentivar a alumnos, con un “monedero blockchain de formación”, parecido al que está llevado a cabo Tutellus, que ya está presente en más de 160 países. En esta plataforma descentralizada, los profesores cobran no sólo por enseñar, sino también por el reconocimiento que adquieran dentro de la comunidad. Por su parte, los alumnos también pueden ser remunerados según sus éxitos académicos, a través de tokens, lo que además evita el cambio de divisas en el caso de estudiantes extranjeros.

CERTIFICACIÓN DE TÍTULOS

La emisión y certificación de títulos universitarios es la aplicación que más se está llevando a cabo hoy por hoy en el mercado. No obstante, es preciso realizar una matización importante sobre este uso en concreto, y es que, el registro de un documento en Blockchain garantiza la trazabilidad y la inmutabilidad de la información registrada, pero no la veracidad del contenido del documento si no se acredita que esté emitido por el organismo competente. Es por ello que es fundamental que la implementación de la cadena de bloques se realice desde la propia institución que imparte la formación y ofrece los títulos, es decir, desde las propias universidades, haciendo uso de plataformas que estén acreditadas para ello.

De esta manera, se logra asegurar que no se realizan cambios en los certificados y se facilita la posibilidad de compartirlos con departamentos de recursos humanos, plataformas y redes sociales, haciendo la vida más fácil a los titulados para inclusión en el mundo laboral y a las empresas, que se aseguran que están contratando profesionales con dichos títulos. En definitiva, el objetivo es la desaparición de las falsificaciones y los intermediarios, consiguiendo el acceso a la trayectoria formativa completa de una persona.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *